BAJO PEDIDO

THRAX BASUS ACTIVE SUBWOOFER PAIR

43.680,00 

Sistema de graves con realimentación motriz BASUS.

Precio por pareja.

Envíos gratis desde 300€ de compra 

Consúltanos para más información
Descripción

El sistema de subwoofer Basus consta de un transductor de graves con realimentación de movimiento en un recinto metálico sellado, un amplificador de potencia de 1 kW y un sistema de cruce activo con frecuencias preestablecidas seleccionables mediante conmutadores que permite utilizar el Basus con cualquier combinación de altavoz/amplificador. El proyecto del subwoofer Basus comenzó como una unidad de extensión de graves para el altavoz Lyra que evolucionó hasta convertirse en el woofer universal definitivo: Soporte a juego opcional para montar el Lyra encima del Basus, lo que lo convierte visualmente en un solo sistema. La combinación Lyra/Basus/Teres crea un sistema de altavoces activos con una sinergia y un impacto visceral inigualables.
Los graves sin distorsión a niveles suficientemente altos crean una percepción diferente de la música. Cuando el retardo de grupo es muy bajo, los pulsos y los instrumentos de percusión se vuelven sólidos y con un cuerpo bien definido, limpiando la turbiedad del escenario sonoro y creando un efecto de transparencia que permite oír la reverberación y los reflejos en la parte posterior del escenario sonoro. No se oyen más graves, ¡sino más música!

 

EL BAJO Y LA NECESIDAD DE UN BAJO MEJOR

En la escuela de música nos enseñan que la música tiene tres elementos principales: ritmo, armonía y melodía. Las notas graves sientan las bases de dos de estos tres elementos: el ritmo y la armonía. Numerosos estudios confirman que las personas reaccionan a los golpes de baja frecuencia y pueden detectar errores de sincronización con mayor precisión en los graves que en las gamas de frecuencias medias y altas. Los graves no son el ruido retumbante asociado al paso de una nave estelar, sino la base de un pasaje musical. Es la nota más grave que define la estructura armónica en las frecuencias por encima de ella. Puede hacer que la música suene triste, brillante o suave. La música contiene dos tipos de bajo muy diferentes: uno continuo y sostenido y otro pulsado y muy corto (percusivo).

Una alineación de fase adecuada en los bajos sostenidos crea la forma de onda correcta que permite identificar el instrumento y discernir su textura sonora. El pulso del bajo nos proporciona el ritmo y el tiempo de la pieza. Si se produce un retraso, el sonido se desvía ligeramente del ritmo y la música resulta menos impactante. Los altavoces con puertos pequeños y los subwoofers de cine en casa presentan un retardo de grupo muy grande, lo que da sentido al término “graves turbios”. Los recintos de gran poro se comportan mejor y sólo presentan este problema en los graves muy bajos. El mejor rendimiento global se consigue con recintos sellados, especialmente los grandes. En los recintos sellados grandes, el retardo de grupo es el más bajo y el menos molesto. Desgraciadamente, la eficacia de los sistemas de caja sellada es muy baja. Para cualquier frecuencia de corte dada, el tamaño de la caja tendrá que duplicarse por cada 3 dB más de eficiencia.

La energía que irradia la caja acústica es como la de un tambor, un vibráfono o un tubo de órgano. El recinto del altavoz es un resonador por derecho propio. Si creas un pulso en su abertura, responderá rápidamente con su propia voz, como un eco en las montañas. Contener esta firma sonora no deseada de la caja dentro de la caja y no dejar que escape del recinto es una tarea difícil.

La distorsión armónica en la región de los graves parece estar tan ampliamente aceptada que entre el 5 y el 10% de las personas se quejarían de su ausencia cuando no está presente. En muchos sistemas se oye la estructura armónica “recién creada” de una nota grave sin oír la nota en sí. (bose acoustimass, ordenadores portátiles, televisores).

Efecto de modulación de los graves sobre el resto de la música. Se sabe que el oído humano produce bastante distorsión armónica, lo que da lugar a productos de intermodulación. Para ilustrarlo con un ejemplo sencillo: si escuchas un tono limpio -un cantante de ópera- y añades una señal de baja frecuencia con un nivel adecuado pero discreto, es decir, que no la notes, de hecho notarás un cambio en el tono de la voz. La voz se modulará. Este es uno de los principios fundamentales de la creación musical. Un tono de bajo modula un tono más agudo dándole su ritmo y coloreándolo, así que en un solo una nota fuera de compás se acentúa al tener un carácter diferente ya que no está siendo modulada por el estallido del bajo. Interesante.

 

RUIDO Y SEÑAL A RUIDO

Hasta ahora hemos hablado del efecto de los graves modulando los tonos superiores y de cómo crea música, pero cuando esto se hace ad hoc sin estar relacionado con la música podríamos clasificarlo como ruido y distorsión. El nivel de estos artefactos en relación con el nivel de la señal reproducida definirá la relación señal/ruido del altavoz.Un enfoque para reducir estos artefactos es asegurarse de que no se crean en primer lugar. El uso de la realimentación ha sido ampliamente debatido y es el principio en el que se basa el 99% de los amplificadores que se utilizan hoy en día.

¿Por qué no se aplica a los altavoces? No es tan fácil ni se entiende tan bien, o quizá es demasiado complejo y tiene un valor comercial limitado como para que merezca la pena el esfuerzo. Los controladores de los altavoces son motores eléctricos lineales, muy parecidos a los que hacen girar un ventilador o últimamente las ruedas de tu Tesla. Esos mismos motores se utilizan en máquinas CNC y en todas partes de nuestra vida cotidiana. El PC en el que estás leyendo esto tiene un ventilador montado en la CPU que ajusta su velocidad en función de la temperatura de la CPU. Éste es sólo un ejemplo de sistema de retroalimentación. Empiezas a jugar a un juego de ordenador y la carga de la CPU aumenta drásticamente, un poco más tarde el ventilador empieza a girar mucho más rápido intentando enfriar la CPU.

El tiempo que tarda la CPU en calentarse para que el ventilador acelere y luego restablezca la temperatura de la CPU se llama latencia. Todo sistema de retroalimentación tiene algo así. Aplícalo a los altavoces. Tienes un transductor de graves y le aplicas una señal. La corriente que circula por la bobina crea una fuerza impulsora que acelera el cono del altavoz. La aceleración crea una onda sonora, pero cuando se detiene la señal sigue habiendo energía cinética en el cono, lo que produce un sonido no relacionado con nuestra señal, y por último, pero no menos importante, el motor magnético genera CEM, que provoca más movimiento no deseado del cono. Es un poco como tocar un tambor e intentar controlar el sonido con las baquetas.

Introducir un sistema que mida la aceleración y velocidad del cono y compararla con la señal de entrada nos da la capacidad de crear una señal de control para estabilizarlo. Como se ha descrito anteriormente, todos los sistemas de retroalimentación tienen latencia y otra serie de limitaciones que nos permiten aplicar sólo una cierta cantidad de corrección en una banda de frecuencia limitada. En otras palabras, el sonido nunca puede ser perfecto, pero en un rango de frecuencias limitado, ¡¡¡el rendimiento puede mejorarse más de 10 veces!!! Con el sistema de realimentación implementado podemos controlar (bajar) la resonancia del sistema mecánico de la caja y el Q total del sistema. Aprovechando el hecho de que los transductores de los altavoces que funcionan por encima de su frecuencia de resonancia tienen un desplazamiento de fase mucho menor.

Para soportar la potencia de 1 kW y la tensión mecánica, lo hemos construido en una carcasa totalmente metálica capaz de soportar la elevada presión sonora. ¿1kW? ¿Para qué? Cuando se produce resonancia, la impedancia de un transductor de graves puede aumentar más de 10 veces o, en otras palabras, la potencia que le llega es 10 veces menor. Por lo tanto, para poner esto en perspectiva, su amplificador de clase A favorito de 100W que puede bombear 30 amperios en un altavoz en realidad no entregará más de 10W al conductor de graves. Sin embargo, una vez que pasamos a una frecuencia más alta, en la parte muy reactiva del espectro de la impedancia, puede bombear unos cientos de vatios sin ninguna razón, cargando y descargando uno de los condensadores.

La masa y su efecto – la idea preconcebida de que los conos grandes y pesados son los que producen los graves no es cierta. Cuanto más pesado es el cono, más fuerza y tiempo se necesitan para acelerarlo y detenerlo. Se necesita más potencia para compensar la menor eficiencia, así que con un amplificador potente puedes hacer que suenen igual de fuerte que los más ligeros. No tiene sentido pero vende más altavoces 😉

Según la fórmula de eficacia y extensión de los altavoces sellados, cada recinto tiene un nivel de volumen calculable (sensibilidad), pero en esa fórmula no se mencionan el tamaño, el peso ni la forma del transductor. Son irrelevantes y sólo se definen por razones prácticas de fabricación. Instalar una unidad de graves activa en un sistema existente requiere eliminar la banda de frecuencias de los altavoces principales e igualar el nivel de ambos. Hemos construido un sistema de cruce en el Basus que permite múltiples tipos de interfaz y ajustes de nivel para adaptarse a cada sistema. Siempre quiso que ese amplificador SET de 20W alimentara los medios/agudos y tuviera unos graves atronadores al mismo tiempo, ahora es su oportunidad.

El principio en el que basamos nuestra investigación fue desarrollado por Philips en los años 60 y 70 y miles de altavoces de monitorización de estudio lo han utilizado durante los últimos 35 años. Por desgracia, la mayor parte del esfuerzo de desarrollo se dedicó a hacer que una caja pequeña sonara como una grande y nadie se planteó construir un sistema grande comercialmente. Se puede decir que hemos escalado, potenciado y turboalimentado el concepto, desarrollando una unidad de accionamiento personalizada, una electrónica de accionamiento y un recinto a prueba de bombas… ¿Es tan bueno? Sí, y mucho más.

 

Características:

 

Driver de 15″ personalizado con 2 sistemas magnéticos independientes

Retroalimentación de movimiento mediante sensor magnético
Amplificador de potencia de 1 kW de clase D
Crossover de nivel de línea integrado

Ajustable mediante conmutadores para una repetibilidad perfecta

Compatible con E/S XLR y RCA
Pendiente ajustable
Q ajustable

Retardo de grupo muy bajo
Sólida caja de aluminio construida como un tanque

 

Especificaciones:

 

 Amplificador de potencia – 1000W

Potencia requerida – 115/230V 50/60Hz

Frecuencia de respuesta – 20-250Hz

Impedancia de entrada – 47kOhm

Peso – 130kg

Dimensiones – 450x450x800mm